A lo largo de estos primeros días de marzo, he podido conocer y profundizar algo a propósito de una práctica empresarial que, hasta el momento desconocía: El Astroturfing. Esencialmente, se trata de realizar una campaña con usuarios falsos, o contratados al efecto, usualmente para realizar un lavado de imagen público.

Las noticias las damos nosotros

Diversos usuarios de twitter y Responsables de CGT, detectaron el uso de cuentas falsas en Twitter, una red de bots, que eran empleadas para favorecer la imagen de  Movistar

La crisis mediática y publicitaria, está afectando de forma profunda la manera en la que los usuarios, la ciudadanía en general, se relaciona con las empresas que le prestan servicio. Hasta hace poco, en el mundo de la publicidad, había unos pilares que no se tocaban. En el medio, era común poder oír cómo a El Corte Ingles y a Coca-Cola no se les toca. La ingente cantidad de inversión publicitaria que estas compañías, entre otras grandes, han mantenido de forma permanente en los medios escritos, ha impedido, aunque de forma no totalmente reconocida, cualquier  critica, sobre todo en el entorno laboral.

Sin embargo, la expansión de medios alternativos de difusión de contenidos e información, en paralelo a una crisis económica que ha supuesto un descenso dramático en los ingresos publicitarios de televisiones y periódicos tradicionales, colocando en una posición sin igual al gigante de Internet, Google y su mecanismo de inserción publicitaria: Adsense.

Movistar, se encontraba en el ojo del huracán a lo largo de las ultimas semanas, coincidiendo con el segundo día del Congreso Mundial de Móviles (WMC) que se celebró en Barcelona del 25 al 28 de febrero, se inició una campaña, por parte de  trabajadores de telefónica , para denunciar el despido improcedente de  Marcos Armenteros, que se pondría  en huelga de hambre, como parte de la denuncia pública que pretendía elevar. Así, el hashtag #MovistarNóosAvergüenzaUnRato sería trending topic durante cuatro horas el día 26.

La reacción demostrada de Movistar: Una campaña de intoxicación  mediante  tuits falsos, atacando a  Marcos Armenteros.  Todos los tuits se habían generado desde la misma aplicación centralizada, envíomensajes, “para simular un apoyo social que no existe”.  No solo los tuits eran falsos, también lo eran la gran mayoría de las cuentas desde las que se tuitearon. Se trata de una estrategia, denominada astroturfing, que busca aparentar un apoyo social para incidir en la opinión pública. El problema para Movistar es que el asunto tenía poca defensa formal y ya los mismos tuits, por si solos, levantarían suspicacias de cualquiera que los leyese.

USUARIOS FALSOS MOVISTAR

usuario falso. Cuya foto se sacó de Internet y el nombre de la chistera

Al poco la Coordinadora de Informática CGT, Alejandro Amo, y otros usuarios de twiter se percatarían del uso de Bots, al revelarse que los usuarios de dicha campaña eran falsos, tanto su identidad como su fotografía  y publicaban en el mismo momento y de forma masiva contenidos idénticos.  Con esto, no sería difícil poder desvelar la campaña, que pretendía  pasar como una reacción social espontánea de un grupo considerable de usuarios.

Los detalles de caso han sido profusamente documentados tanto por Alejandro Amo, como por el blog Guerreros del teclado y por la propia  Coordinadora de Informática CGT y la cuenta de la Huelga en Telefónica , que son los medios por los que he llegado a conocer el caso y todo lo que aquí se explica.

 

La reflexión que todo este tema nos trae, al margen del profundo repudio que esta práctica pueda producirnos a cualquiera, es reconocer cómo las viejas prácticas nunca se abandonan. Si antes se presionaba a los medios ( los no mercenarios) con el dinero de la publicidad para que “pasaran por alto” ciertos asuntos. Ahora, que la red actúa con ciertos márgenes de libertad, no se me olvida la censura de Twitter al asunto de wikileaks, se trata de realizar una remozada practica de entrismo, en la red social de microblogging , para falsear estados de opinión y verter suciedad sobre los que defienden la dignidad.

 

Deberemos estar atentos, para saber cómo estas practicas evolucionan y cual es la reacción de los responsables de estas redes ante estos usos fraudulentos.