Las patentes se han convertido en un instrumento empresarial para el freno tecnológico de la competencia.

La carrera por registrar elementos fundamentales de dispositivos tecnológicos ha llevado a ciertas compañías a rozar lo risible.

La guerra de patentes supone ya un auténtico lastre a la investigación tecnológica que amenaza con dejar el terreno sólo en manos de grandes monopolios.

 

hand-70508_640

Los tiempos más recientes nos han mostrado una constante y recurrente aparición de las patentes como  elemento de disputa entre grandes empresas tecnológicas. Ser poseedor de ciertos registros básicos han sido, de este modo, elemento clave en una carrera en la que las buenas formas no son la norma. La acumulación de títulos y las prácticas monopolistas, están minando la capacidad real de desarrollar productos innovadores que no estén bajo el paraguas legal de las grandes corporaciones y sus “carteras de patentes”.

En el terreno de la competencia de las grandes compañías por hacerse con el predominio de nuevos mercados, las patentes tecnológicas y especialmente, las patentes de software, han pasado de ser un elemento propio de  I+D, a  convertirse en un instrumento jurídico, que puede emplearse para la  obstrucción a la competencia, el bloqueo comercial de productos y desarrollos, amparándose en la supuesta autoría intelectual que el registro previo otorga.

La misma Google, confirma que a lo largo de 2012  ha dedicado más ingresos en la defensa jurídica y el litigio a propósito de disputas por patentes que en la propia adquisición de estas y el gasto en investigación y desarrollo.

Mientras tanto, conocemos absurdas incitativas como la de Microsoft, con su nueva página denominada  Patent tracker  , en la que nos lista su base de datos de patentes, una suerte de aviso a navegantes disfrazado de transparencia, por si infringimos alguna de sus  40.785 patentes registradas de forma global.

La guerra de las patentes

El caso más paradigmático de empleo de las patentes para mantener el predomino comercial y socavar la competencia, podría ser la disputa de  Apple contra Samsung,que  nos ubica fácilmente en los términos se dilucidan las diferencias. Curiosamente, estos días, la compañía de la manzana mordida  parece que vuelve a la carga contra la surcoreana, caso que esta apele la sentencia, tras la reducción de su cuantía original de 1049 millones de dólares a 450, por parte de la juez Lucy Koh, tras confirmar el uso de seis de las siete patentes reclamadas inicialmente.

La importancia de los dispositivos móviles, en esta ultima oleada de gadgets que se abren a la ventana de la red de redes  nos lo puede indicar el  informe de  la consultora  Chetan Sharma, que  proyecta que para este año  el 25% de todas las patentes lo serán para aspectos relacionados con los dispositivos móviles.  Curiosamente, es Samsung, la gran empresa con mas patentes otorgadas en EEUU.

En esta alocada carrera, muchas empresas se han agrupado para hacerse con los despojos de otras, venidas a menos, como el caso de Kodak y su  masiva venta de patentes a un consorcio de doce grandes empresas,  Apple, RIM, Samsung, Google, Adobe Systems, HTC, Facebook, Fujigilm, Huawei, Amazon, Shutterfly y Microsoft, con la controvertida  Intellectual Ventures, una firma cuya principal actividad parece ser la gestión de patentes. Lo curioso, en esta ocasión, es ver cómo se pudieron conjugar los intereses de compañías en abierto conflicto con los de todo un experto en la “gestión” de derechos.

A pesar de este panorama, aparecen algunas noticias alentadoras como la que señala  cómo Google, permitirá que  se disponga de patentes de su titularidad, con la condición de que no sean atribuidas para software privativo. De este modo se  alienta a la comunidad  Open Source , a que mantenga viva la iniciativa creadora, de la que la propia Google, solo pensemos en Android, es la primera beneficiaria.

man-76196_640 (1)

Trolls de las patentes

Con esta denominación, se han definido a ciertas compañías dedicadas, casi, si no completamente, al registro de patentes para su reventa o el litigio. La actual vorágine de demandas está llevando a una situación compleja a la judicatura que, aunque no pueda,  rechazar los términos de los litigios, impulsados por auténticos expertos en la demanda, son perfectamente conscientes de que está jugando un papel diferente al de su función formal.

Especialmente en EEUU, estas compañías son capaces de impulsar campañas de acoso en las que llevar a la extenuación económica a gran cantidad de empresas de dimensiones modestas. El freno efectivo a la innovación comienza a hacerse visible. Conscientes del problema, comienzan a abrirse camino iniciativas para poner ciertos límites a la situación y determinar las medidas oportunas para  distinguir entre la reclamación legítima y la práctica más o menos espuria.

El congresista  Peter DeFazio, ha encabezado una propuesta de ley denominada  SHIELD para  limitar las prácticas de los denominados Trolls de las patentes, que pretende modificar, para volver a presentarla en el congreso estadounidense. Entre las medidas que pretende llevar adelante, la de que los gastos del trámite judicial de la demanda por infracción de patentes sea sufragado, desde su inicio por el demandante, si no es el inventor  la está explotando realmente o son organismos de investigación, como las universidades. Aunque la matización es loable, puede que no sea completamente efectiva para los habituales del litigio.

Esta proposición de ley, hace una clara distinción entre patentes de software y otras, como las farmacéuticas, cuyo lobbie queda bien resguardado al ser excluido de la iniciativa. A pesar de ello, es el comienzo para solventar una situación que empieza a lastrar a la industria.

 Suzanne Michel, abogado de patentes de Google, asegura que los Trolls de patentes constituyen en la actualidad el  61% de todos los litigios sobre la titularidad de diversos aspectos tecnológicos, con unos  costes legales directos anuales de 29.000 millones de Dólares.

A pesar de estos datos y de la posibilidad de “limitar” la acción jurídica de estos, el mayor problema proviene de las propias compañías que, de forma recurrente, caen en espirales de demandas a propósito de la propiedad de ciertas ideas y tecnologías. Es por ello que varias propuestas de “armisticio” comienzan a abrirse camino entre los principales actores.

Patentes Abstractas

Para hacer frente al acoso que estas patentes ocasionan a cualquier innovación, un grupo de destacadas empresas tecnológicas, se  unirían el pasado mes de diciembre para tratar de poner límite a estas prácticas. En concreto, serían  Google, Facebook, Zynga, Intuit, Rackspace, Homeaway, y Red Hat, las que inscribieran en la Corte Federal de Apelaciones de Estados Unidos un  recurso conjunto en  contra del registro de patentes abstractas.

El caso más claro y ejemplarizador que estas compañías adujeran para anular y suspender el registro de patentes de este estilo sería la denominada   “Patente Steve Job“ , referente al uso de pantallas multitáctiles y los gestos inherentes a su uso, que finalmente , fuera  rechazada por la oficina de patentes norteamericana.

Aceptar ese tipo de restricciones supondría, de hecho, bloquear totalmente cualquier competencia. Su falta de definición es usada conscientemente para que los gabinetes jurídicos de las grandes propietarias de patentes, enfanguen a la competencia en largos procesos, para mejorar su posición de mercado, paralizando campañas y productos temporalmente.

Efectivamente, la  amenaza de querella funciona como  elemento de disuasión para cualquier investigador o desarrollador, sobre todo para trabajadores independientes o pequeñas empresas, que no cuentan con un gabinete jurídico que los respalde o están fuera de las prácticas lobistas.

Asimismo, a lo  largo del texto, en el que se detallan multitud de patentes de este estilo, llegan a la conclusión de que  registrar una idea es mucho más fácil que su desarrollo efectivo y concreto. Así, acusan que muchas de estas patentes son registradas como freno deliberado a la competencia, a veces con la sola intención de entorpecer el desarrollo de nuevos productos. En el mismo texto, sugieren que una moratoria en este tipo de registros sería la medida más razonable dado el paisaje judicial que se ha dibujado en los últimos tiempos.

La propia Judicatura estadounidense, hastiada del asunto, comienza a poner un poco de cordura al respecto, denegando ciertos registros, como el que pretendiera  hacerse con la titularidad de algoritmos matemáticos para el calculo.

Crítica al sistema de patentes

Son  cada vez más voces las que  claman por la  desaparición de las patentes en general, y las patentes de software más concretamente. El uso espurio de estas y lo oportuno de su misma existencia, comienza a ser cuestionado precisamente en el ámbito de la investigación. Lejos de la I+D, la organización actual de   sistema  de patentes, es visto cada vez más como un  freno a la consecución de objetivos tangibles. La ventaja comparativa de investigar primero en un terreno determinado no parece ser suficiente para los que  comercian con la inventiva, sin ejercerla ni implementarla en lo concreto. 

La experiencia nos ha indicado que, este juego de las patentes, solo beneficia a los que cuentan con grandes recursos y pueden dedicar parte de estos a  mantener disputas abiertas constantes. Mientras tanto, la iniciativa autónoma se enfrenta a un bloqueo de facto, imposible de sortear de no ser bajo la “tutela” de “las grandes”. Esta perversión de un sistema inicialmente no edificado para esto, está provocando que la  ampliación de los monopolios se acreciente, mediante una espiral en la los consumidores, ciudadanos e investigadores son los principales perjudicados.

El pasado 20 de diciembre, se cumplían  dos años del  rechazo de ACTA por la Unión Europea. Para muchos, un aspecto más del mismo problema, la injerencia cada vez mayor de ciertos grupos de interés para orientar el terreno legislativo a favor de sus intereses comerciales. La movilización ciudadana a través de las redes sociales consiguió difundir el  rechazo generalizado a esta iniciativa y hacer cambiar la dirección del voto de muchos eurodiputados, ya influenciados en dirección opuesta por los lobbies. Quizás sea tiempo de que la crítica al sistema actual de patentes se abra camino y un equilibrio más real y justo entre la autoría de una investigación,  su propiedad y el bien común, puedan entrar a valorarse en una medida más ponderada.